Saltar al contenido

Conducción 4X4 – Arena

mayo 21, 2020

Técnicas de conducción 4X4 por arena

Cuando afrontamos un terreno arenoso nos podemos encontrar con una superficie de arena dura como el asfalto o blanda y movida como la harina.

Si vamos a circular por una pista de arena blanda, es conveniente en primer lugar bajar la presión de los neumáticos entre un 50% y 70% según la dificultad de la zona a pasar.

Al desinflar las ruedas conseguiremos que aumente la superficie de la rueda que está en contacto con el suelo y por lo tanto, tendremos más posibilidades de que no se entierren los neumáticos.

La velocidad en esta conducción debe de ser moderada con un régimen alto de motor, sin grandes acelerones ni frenazos, evitando sobre todo cambiar a marchas más largas mientras estemos rodando.

Además, es necesario agudizar nuestros sentidos puesto que la arena puede esconder alguna piedra que nos pueda dañar el cárter o partes bajas importantes, como alguna polea o rotula.

Si el camino que vamos a utilizar tiene roderas importantes, hemos de intentar que una de las ruedas vaya por la rodera interior puesto que si circulamos guiados por estas roderas y son profundas, estaremos bajando la altura de nuestro vehículo pudiendo golpear el diferencial, entre otros problemas.

En el caso de que acabemos atascados, tendremos que realizar técnicas de recuperación de vehiculo en arena.

La arena que hemos comentado hasta ahora es la arena tipo desierto o tipo playa, pero también nos encontraremos con terrenos arenosos o gravillosos como son las rieras y en ocasiones también pueden complicar la conducción y provocar , en el mejor de los casos el atasco.

Este tipo de arena no llega a ser fangosa, pero es muy densa y al mismo tiempo pegajosa y movida, recomendamos circular en reductora , en marchas largas, 2ª o 3ª y con un ritmo alegre para que el motor aporte potencia e inercia.

En las rieras lo más común es encontrar zonas donde el hundimiento del vehículo es prácticamente inevitable por ello una velocidad moderada, no más de 30Kmh en 3ª puede ayudar a sobrepasar una zona de hundimiento gracias a la velocidad , potencia y evidentemente la tracción cuatro.

Generalmente las zonas de hundimiento suelen estar en zonas sombrías de paso de agua, antes o justo después de una curva que es donde se acostumbra a reducir la velocidad. En estás zonas mejor reducir a 2ª manteniendo el ritmo de conducción alegre y como siempre, ante la duda, tantear la zona antes de arriesgarnos a pasar.

En estas zonas, si te atascas, es necesario evitar patinar puesto que si patinas lo único que conseguirás será hundir el vehículo y que resulte complicada la extracción.